sábado, 14 de junio de 2008

Sobre el tiempo que se pierde en buscar el tiempo perdido

Los discos de vinilo decían
"33 ½ r.p.m." aunque las bandejas
andaban siempre un poco más lento
o un poco más rápido. De modo tal
que la música nunca fue
lo que nuestro oído creía percibir. Y así
de las miles de veces que escuchamos
"A day in the life", "Las cuatro estaciones",
"Lady Jane", "Los mareados" o
"Visions of Johanna" resultan
largas horas robadas por el tocadiscos
a la pieza original, o en su defecto
versiones prolongadas que agregaban
minutos a la música, voces más gruesas,
bajos más bajos, largos pasillos entre notas.
Acaso la única opción a mano para que vuelva
la música perdida, sea girar el disco en sentido inverso
lo que permitirá escuchar,
encriptada y secreta,
la vieja canción del pelotudo.


(Horacio Fiebelkorn, Argentino y Pincharrata, de su libro "Elegías", recién salidito del horno)

Comments:
Hola!...¿Sabés que sucede si pasás un tango al revés?...
La mina vuelve...

Llegué a tu blog desde el de Natalia Molina hace un tiempo.Desde entonces paso seguido.Saludos.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?