viernes, 23 de octubre de 2009



Ayer al mediodía, sobre la senda peatonal de San Juan y Defensa, un duo de atorrantes tocaba la música de la Pantera Rosa. Uno hacía sonar una opaca trompeta, apuraba las notas antes de que cambie la luz del semáforo, el otro hacía el acompañamiento rítmico con un tambor que se piantó de la murga del barrio. El malabarismo pasó de moda, pronto estallarán melodías en todas las esquinas. Pareciera que el diablo está musicalizando la ciudad del infierno. Cuando el amarillo pasó al verde, la recaudación fue un billete de dos pesos, tres monedas de no sé cuanto y estas palabras que son nada, nada de nada...

Comments:
Bien dicho, la ciudad del infierno, eso es bs as.
 
Esta ciudad, si aunque sea se llenara de música...
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?