viernes, 24 de diciembre de 2010

Blues del crack imaginario



en un sábado por la noche
un muchacho entre los autos
se pone a hacer malabares
con una bola de acrílico transparente
la bola corre sin parar
por sus brazos por sus hombros
por su cabeza por sus manos
en un rictus infinito de movimiento perpetuo
su destreza honra la antigua Grecia
las proezas deportivas
de los ídolos planetarios
se me ocurre que este muchacho
debe jugar muy bien al fútbol
pero el canon del fútbol lo descartó
de sus listados
lo relegaron a esta noche de sábado
entre los autos que ya avanzan
con cierto pudor y respeto
ante el crack imaginario
el que no fue
el que nunca será

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?